Impacta con tu perfil de empresa en redes sociales

De vez en cuando conviene revisar nuestros perfiles en redes sociales para verlos desde una nueva perspectiva, para darles un nuevo aire, para hacer algunas mejoras.

Es importante que nuestras empresas se vean con imágenes e información renovadas, dinámicas y actuales. Los cambios son constantes y nos tenemos que ir adaptando para no quedarnos en el rincón de los olvidos. Mantener al día nuestro perfil de empresa en redes sociales es esencial.

¿Qué cuestiones debemos tener en cuenta?

#1. ¿Perfil personal o de empresa?

perfil-en-redes-sociales_01No es recomendable crear confusiones entre perfiles personales y de empresa. Si bien es cierto que en determinadas redes sociales tener un perfil personal nos permite actuar más libremente e interaccionar más con otras personas, debemos ser muy prudentes con ello.

Si por cuestión estratégica decidimos utilizar el perfil personal para representar a nuestra empresa, deberemos dejarlo claro y ser completamente transparentes en ello. Las personas que entren a formar parte de nuestra red deben saber cuál es la finalidad y orientación de nuestro perfil. Hacerlo de otra manera sería del todo contraproducente.

#2. Propuesta de valor

En las redes sociales, tomamos decisiones muy rápidamente acerca de qué perfiles seguir, qué contenidos leer y compartir, qué eBooks descargar.  Pongámoslo fácil.

Las personas que nos encuentran, que ven nuestro perfil  deben saber, a primer golpe de vista, cuál es nuestra propuesta de valor como empresa. La propuesta de valor es aquello que nos diferencia de los demás, que define cuál es nuestro negocio y de qué manera podemos ser útiles a nuestros clientes.

#3. Información de contactoperfil-empresa-en-redes-sociales_02

Estamos en las redes sociales para comunicarnos y estar abiertos al diálogo. Por lo tanto, nuestros datos de contacto deben figurar de forma bien visible en nuestro perfil.

Cuántos más canales tengamos abiertos a la comunicación, muchísimo mejor.  Cuánto más fácil sea la comunicación con nosotros, más oportunidades de negocio podrán surgir.

#4. Personalizar la imagen del perfil

Con frecuencia, los perfiles sociales aceptan imágenes de portada que se suelen llamar. Es decir, además de la imagen de perfil donde colocamos nuestra foto o nuestro logo de empresa, tenemos posibilidad de publicar una imagen un poco más grande. Ahora incluso ya es posible hacerlo en Linkedin.

Cualquier elemento que aparezca en nuestro perfil nos define. Las imágenes, además, tienen mucha fuerza expresiva. Podemos aprovecharlas para reforzar nuestro mensaje de texto. Básicamente debe cumplir tres requisitos:

    • Calidad.
      Porque está en juego nuestra reputación.
    • Personalización.
      Porque somos diferentes.
    • Originalidad y diferenciación.
      Con impacto.
    • Coherencia.
      Que se alinee con nuestro negocio.

En ningún caso debemos utilizar imágenes gratuitas para nuestros perfiles en redes sociales.

#5. Actualizar el perfil

Las redes sociales se caracterizan por su dinamismo. Mantener actualizada la información de nuestro perfil transmite confianza. Si no cuidamos nosotros de nuestra propia imagen, ¿quién lo hará?

Del mismo modo, cambiar la imagen de nuestro perfil de empresa de vez en cuando denota que estamos vivos, que estamos conectados con la realidad del día a día. Por ejemplo, podemos actualizar la imagen de nuestro perfil de acuerdo a acontecimientos o a las diferentes estaciones del año.

Con ello, mostramos interés por las personas que nos siguen y es un  detalle que denota que estamos por ellas, que las tenemos en cuenta.

#6. Estrategia y coherencia

Tanto si estamos en tan solo dos o tres redes sociaRedes-sociales-en Landing-Pageles como si funcionamos con más, debemos guiarnos por una estrategia. Sólo de esa manera sabremos a dónde queremos ir y controlar si vamos bien enfocados.

Una buena estrategia nos permitirá tomar decisiones con mayor facilidad y comprobar que todos nuestros perfiles son coherentes entre sí.

Los perfiles deben servir para sumar y para ello es esencial evitar contradicciones e incongruencias.

#7. Control reputación online

De forma periódica, conviene revisar nuestra marca online: ¿cómo nos ven y qué ven otras personas cuando buscan información sobre nuestra empresa o nuestra marca en Internet? Cuánto más sepamos, mejor comprensión de lo que ocurre tendremos y, en consecuencia, podremos tomar decisiones más acertadas.

Algunas herramientas de monitorización gratuita como Google Alerts, Netvibes o Social Mention nos pueden facilitar mucho la tarea.

Para concluir…

Al final el truco es sencillo: todo se resume en ponernos en la piel de nuestro cliente y tomar su perspectiva, es decir ‘vernos’ a nosotros mismos desde fuera como observadores externos.

Otra fórmula posible es la de preguntar a los demás: ¿qué ven?, ¿cómo nos ven?, ¿qué valores transmitimos en nuestra comunicación?, ¿se comprende bien lo que explicamos?